mantenimiento-portada

Mantenimiento de Piscinas y Fuentes

En Piscinas Luxart le brindamos todos los servicios que su piscina necesita, desde limpieza diaria, servicio de reparaciones hasta mantenimiento preventivo de los equipos, contamos con personal de experiencia que le asesoran de las mejores opciones para la sanidad de su piscina y la solución de imprevistos. Llámenos (2203-7830) y con gusto le visitamos y realizamos su cotización. O bien puede visitarnos y con gusto lo recibiremos. Ver nuestra ubicación en CONTACTO. Gracias.

A continuación le detallamos consejos e información útil en el manejo de piscinas.


 

Limpieza de Piscina

Antes de iniciar revisamos que la piscina este llena hasta tres cuartas partes del skimmer.
La válvula selectora del filtro se pone entonces en posición de lavado, con las llaves del skimmer y fondo totalmenteabiertas. Con el motor en marcha durante cuatro minutos, realizaremos un lavado de arenas en el filtro y en los circuitos de aspiración.

Después tenemos que poner el modo enjuague, manteniendo la bomba funcionando durante un minuto. Seguidamente colocaremos la maneta en posición de filtración y ya está preparado el filtro. La maneta de la válvula selectora sólo se podrá accionar con el motor apagado. La arena del filtro se cambia cada tres años.

Cepillaremos y pasaremos la aspiradora de la piscina dos o tres veces a la semana y filtraremos durante 12 horas, sobre todo si el agua de la piscina está turbia filtrar tras las 24 horas. Si no ha limpiado el filtro en los últimos 6 meses podemos recurrir a limpiadores de filtros. Añadiremos los químicos necesarios para la correcta salubridad de la piscina.

Con el filtro en marcha, vierta en el agua la dosis inicial de cloro y antialgas recomendada, siempre cerca de las boquillas de impulsión. Filtre continuamente durante al menos 12 horas y la piscina estará preparada para el baño.

El pH mide la acidez del agua y debe mantenerse entre el 7,2 y el 7,6. En valores inferiores a 7, el agua es ácida y no es apta. Utilizaremos un test para cloro, con el que podremos comprobar cada semana el pH del agua. Existen productos reguladores de acidez que pueden resolver este tipo de problemas.


 

Control de algas

Si aparecen manchas de algas, tendremos que cepillar bien los azulejos de la piscina y depurar durante 24 horas ininterrumpidamente. Una vez que hemos comprobado el nivel de cloro, añadiremos antialgas concentrado y, una vez transcurrida una jornada, pasaremos la aspiradora para retirar las algas muertas.

Los limpiadores de bordes de piscinas son muy útiles para eliminar las manchas de aceite que dejan los bronceadores en la línea de flotación de la piscina. Tenemos que filtrar un mínimo de ocho horas diarias incluso si no está utilizando la piscina. Si la piscina recibe una carga mayor de bañistas superior a lo normal, aumentaremos el tiempo de filtración. Nos aseguraremos de que las boquillas de impulsión están orientadas hacia abajo y hacia la toma de fondo para mejorar la circulación del agua.

Debido a las altas temperaturas y a la constante exposición del agua al sol, la proliferación de algas se dispara en nuestra piscina. Para disminuir el problema, debemos utilizar productos antialgas una vez a la semana, porque cuanto más tiempo tardemos en eliminarlas, más difícil será el trabajo. Es recomendable utilizar el producto cada vez que introduzcamos agua nueva, puesto que aquí es más fácil la proliferación de algas en este tipo de agua.


 

Productos químicos

Son muy necesarios algunos compuestos químicos para mantener la higiene del agua de la piscina. El cloro es el más utilizado para desinfectar el agua; se puede comprar en líquido, en pastilla o bien en polvo para disolver en agua. Este tipo de productos con alto contenido en ácidos de cloro eliminan las incrustaciones calcáreas y depósitos orgánicos que se quedan en las paredes y en los fondos. En el mercado también podemos encontrar agentes desinfectantes exentos de cloro.


 

Dosificación de Cloro

El nivel de cloro en la piscina debe oscilar entre 1 y 1,4 partes por millón, eso sí, siempre debemos tener en cuenta las indicaciones del fabricante del producto que hayamos escogido. Es aconsejable duplicar la cantidad de cloro cuando la piscina se expone a agresiones como la lluvia o el tránsito de mucha gente.


 

Reguladores y floculantes (clarificadores)

A la acción de ambos productos, podemos añadir el uso de modificadores o reguladores del pH, productos ácidos que reducen el pH del agua de las piscinas, para que no sea agresivo con la piel de los bañistas. El uso de estos ácidos es imprescindible para la salubridad de la piscina y, aunque no son nocivos, es fundamental ducharse después del baño para eliminar los mínimos restos químicos que pudieran haberse quedado en la piel.

También podemos recurrir a floculantes que acaban con los residuos que se quedan flotando en el agua, así como otro tipo de agentes limpiadores más especializados. El uso de desinfectantes, antialgas, reguladores y floculantes es suficiente para mantener el agua de la piscina cristalina. Como es obvio, guardaremos los químicos alejados de los niños y con la seguridad suficiente para que no tengan acceso a ellos.

Los floculantes para el mantenimiento de la piscina, logran conseguir concentrar pequeñas partículas en el agua, que, por su mayor peso, y tamaño se sedimentan en el fondo, pudiendo eliminarse con la aspiradora. De este modo, acabaremos con la suciedad, que, debido a su pequeño tamaño, no es recogida por el filtro de la depuradora. El floculante o sulfato de alúmina no es tóxico, pero es mejor no estar en contacto con él.

En las etiquetas de cada producto le deben de informar de la cantidad necesaria por volumen, de ahi la importancia de que tenga a mano siempre el volumen en galones de su piscina. En ellas también podemos encontrar analizadores del agua que nos indicarán si las cantidades de químicos que administramos al agua son las adecuadas.

Los parámetros básicos para saber si el sostenimiento de nuestra piscina es el adecuado son los siguientes :

• pH del agua entre 7,2 y 7,6.

• Dureza total de 200 a 400 mg/l.

• Alcalinidad de 80 a 150 mg/l.

• Cloro libre 1 a 1.4 ppm.

El nivel de pH de la piscina debe ser siempre el adecuado, y esto lo conseguiremos con un corrector o estabilizador. Si el nivel no es el recomendado, ya sea porque está alto o bajo, el cloro deja de actuar, por lo que el mantenimiento no estará siendo útil. Algunos síntomas de un mal reglaje del pH son el enturbiamiento del agua y los denominados “ojos rojos”.